Fast Fast Forward

Uso del blockchain para verificar la procedencia y la autenticidad

Por

La documentación sobre la procedencia que proporcionan los expertos independientes no siempre es fiable. Además, no siempre se puede contrastar de forma independiente la autenticidad y la procedencia de metales y piedras preciosos, relojes de lujo y otros artículos de gran valor.

Como consecuencia, el comportamiento de unos pocos comerciantes sin escrúpulos puede tener un efecto desalentador sobre la confianza de los clientes y, por consiguiente, sobre la credibilidad de todo el mercado de piezas de coleccionista.

No obstante, las nuevas tecnologías ofrecen la posibilidad de documentar la procedencia de un artículo desde sus orígenes y de hacerlo además de forma segura, transparente, auditable e inmune al fraude.


Ha llegado el blockchain

A finales del año pasado, De Beers anunció sus planes de inversión en una plataforma de blockchain, diseñada para documentar los diamantes desde «sus inicios como regalos en bruto de la naturaleza» hasta su última adquisición.

Junto a esta iniciativa de De Beers, otra empresa del Reino Unido fundada en 2015 emplea escaneados automatizados para capturar más de 40 atributos distintos de cada gema. Esta «huella dactilar digital» se introduce a continuación en un registro del blockchain, de modo que su identificador exclusivo acompaña al diamante cada vez que este cambia de manos. La empresa afirma haber escaneado más de un millón de diamantes y planea crear blockchains similares para otras gemas, metales preciosos y vinos de lujo.

Creo que son avances emocionantes y positivos.

Pero, qué es un blockchain y por qué iban a compartir mi entusiasmo con esta nueva tecnología los lectores de Gold and Time?

El blockchain surgió en 2009 como base tecnológica sobre la que se sustenta el bitcoin. En un primer momento, fue la criptomoneda la que atrajo toda la atención inicial. Teniendo en cuenta su meteórico aumento de valor (al menos mientras escribo este artículo), esa afirmación sigue siendo válida hoy en día.

Ha sido en los últimos años cuando personas procedentes de diferentes sectores han comenzado a plantearse las posibilidades que ofrece el blockchain. En pocas palabras, un blockchain es una base de datos capaz de almacenar distintos tipos de datos en una plataforma compartida. Lo interesante del blockchain, y lo que la hace potencialmente útil, es la forma en la que opera esa base de datos (o libro descentralizado, por su nombre técnico).

Cada uno de los miembros de un blockchain es propietario de la base de datos, pero ninguna entidad la controla individualmente. Asimismo, cada usuario autorizado tiene siempre una copia actualizada y las nuevas operaciones no pueden validarse hasta que se contrasten con la última versión. Como apunta el CEO de De Beers

«(...) el sistema es capaz de verificar la actividad en la cadena sin necesidad de revelar datos confidenciales a toda la comunidad. Como consecuencia, los participantes pueden estar seguros de que se ha producido una transacción, pero con la tranquilidad de que los datos confidenciales solo están en manos de las dos partes implicadas».

En otras palabras, el blockchain ofrece una versión única de la veracidad, certificada por todos los participantes en un entorno seguro, pero transparente; además de descentralizado, pero restringido.

Eso significa que el fraude es prácticamente imposible, que no es necesario un intermediario para verificar la información entre las partes y que ya se dispone de un registro no modificable y auditable de todas las transacciones que afectan a un objeto en particular.

Si pensamos en estas características, no nos puede sorprender el interés que ha levantado el blockchain entre los compradores de artículos de gran valor.

En caso de que la iniciativa de De Beers y otras de este tipo alcancen un desarrollo adecuado (cosa que, admitámoslo, aún no está clara), se reduciría drásticamente la posibilidad de vender piezas de colección robadas o fraudulentas. Cuando se le ofrece un artículo a un comerciante, joyero o cliente minorista, el blockchain le permite verificar su procedencia y sus características. Estaríamos hablando de una mejora sin precedentes con respecto a la situación actual, en la que los compradores deben confiar en documentación aportada por terceros, que bien puede no reflejar la realidad.

Dicho de otro modo, como señaló el CEO de De Beers al anunciar la iniciativa de su empresa, el blockchain puede infundir mucha mayor confianza al mercado de los diamantes. «Tener la confianza de que un diamante se ha extraído con responsabilidad; confianza en su valor y confianza en que es auténtico».

Para saber más, por favor, contacte con nosotros aquí. También le puede escribir un email a Celso directamente: celso.revert@xlcatlin.com.

Publicado primero en Gold and Time.

Copyright 1996-2018  XL Group Ltd All Rights Reserved

XL usa dos tipos de cookies

  1. para permitir el funcionamiento de esta página y para mantener las preferencias que usted establezca; y
  2. para que los datos analíticos contribuyan a que la página sea más relevante y fácil de usar.

Estas cookies no recogen ningún tipo de información personal. Por favor, para más información sobre el uso de cookies Haga clic aquí. Para cumplir las leyes de privacidad de la UE, debe aceptar nuestro uso de cookies.

Al utilizar esta página, usted acepta que podamos colocar estos tipos de cookies en su dispositivo. Si decide cambiar su configuración de cookies, este mensaje aparecerá de nuevo la próxima vez que visite la página web.