Fast Fast Forward

Su frigorífico... ¿amigo o enemigo?

Su frigorífico... ¿amigo o enemigo?

Su frigorífico no estará a salvo de un hacker lo suficientemente resuelto a hacerse con información. Y lo que les interesa no es el contenido de su electrodoméstico, sino entrar en él, obtener acceso a la red informática a la que está conectado para poder robar todo tipo de información, credenciales de Internet o datos que consigan encontrar.

Para un hacker, cualquier frigorífico, televisor inteligente o termostato conectado a Internet es mucho más que un electrodoméstico o dispositivo: es una oportunidad.

Fijémonos en lo que lograron algunos hackers en septiembre de 2016, cuando dieron una batida por toda la red en busca de dispositivos del Internet de las cosas que estuviesen protegidss por poco más que contraseñas y nombres de usuario predeterminados, y luego utilizaron esos mismos dispositivos para realizar a través de ellos ataques que dispararon el tráfico de basura hacia diversos objetivos en línea (Amazon, Twitter, Tumblr, Spotify y Netflix), hasta que sus blancos ya no pudieron aceptar tráfico legítimo.

Las tecnologías conectadas se están desarrollando a una velocidad vertiginosa. En la Feria Internacional de Electrónica de Consumo celebrada el pasado mes de enero en Las Vegas (Nevada), los electrodomésticos conectados a Internet, como frigoríficos capaces de hacer pedidos cuando se quedan sin alimentos, lavadoras y secadoras con conexión a la red que pueden hacer múltiples coladas al mismo tiempo y un espejo que asesora acerca del maquillaje, figuraron entre los últimos dispositivos de alta tecnología conectados a la red que acaban de estrenarse en el mercado. Y no serán los últimos.

Esto es el principio 

El concepto de Internet para las cosas empezó a popularizarse en el año 1999, a través del Auto-ID Center del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Hace una década , los principales dispositivos que accedían a Internet eran ordenadores de sobremesa y portátiles. Aquel mundo resultaba más simple de comprender y de describir. Sin embargo, en los años siguientes, la situación no tardaría en cambiar.

Primero fue el teléfono inteligente, que cambió la forma en que la gente consumía servicios por Internet e interactuaba con el mundo. Le siguieron más dispositivos informáticos, principalmente aparatos electrónicos de consumo, y también otros dispositivos industriales. En torno a 2010, la cantidad de dispositivos aumentó de forma lineal con el número de usuarios, y el crecimiento se produjo principalmente a través del establecimiento de nuevos mercados geográficos y un mayor consumo. Con todo, todavía era fácil decir qué dispositivos estaban conectados a Internet y cuáles no.

El ritmo se acelera

En torno a 2012 ocurrió algo espectacular. El ritmo de las conexiones a Internet empezó a aumentar más allá de una escala lineal con las personas, y las cosas comenzaron a crecer a una velocidad mucho mayor que antes.

Los investigadores pronostican una cifra de entre 20 y 50 mil millones de dispositivos conectados en el año 2020. Para que estos pronósticos se cumplan, y actualmente hay unos 10 mil millones de dispositivos conectados —según una estimación conservadora—, tendrán que conectarse unos 250 nuevos dispositivos por segundo. Sean cuales sean las cifras exactas, el número de dispositivos conectados hoy en día ya ha superado a la población mundial, de unos 7.5 mil millones de personas.

El público internauta permite que los dispositivos del Internet de las cosas sean detectados y controlados de forma remota, lo que crea oportunidades para una integración más directa entre el mundo físico y los sistemas informáticos. Esto se traduce en una mayor eficiencia, precisión y beneficios económicos. Cada "cosa" es identificable inequívocamente mediante su sistema informático incorporado, pero puede interactuar con la infraestructura de Internet existente.

"Cosas", en el amplio sentido del Internet de las cosas, puede referirse a una amplia variedad de dispositivos, como implantes de monitorización cardíaca, transpondedores de biochips en animales de granja, relojes inteligentes, termostatos con capacidad de aprendizaje o inteligentes, automóviles con sensores de presión integrados en los neumáticos o dispositivos de análisis de ADN para el control medioambiental, alimentario o de patógenos. Estos dispositivos recopilan datos útiles con la ayuda de diversas tecnologías existentes y, a continuación, de forma autónoma, los hacen circular entre otros aparatos. La capacidad de interconectar dispositivos integrados dotados de una potencia informática, una memoria y unos recursos energéticos limitados significa que las aplicaciones del Internet de las cosas se extienden a prácticamente todos los campos, en todos los sectores. ¡Las posibilidades son infinitas!

El objetivo último del Internet de las cosas es incrementar la eficiencia operativa, impulsar nuevos modelos empresariales y mejorar la calidad de vida. Al conectar objetos cotidianos y crear una red entre ellos, nos beneficiamos de su capacidad de combinar datos sencillos para producir información útil. En el Digital Universe Study de 2014, llevado a cabo por la empresa tecnológica EMC y la entidad investigadora IDC, se reconoció al Internet de las cosas la capacidad de crear nuevas oportunidades empresariales en cinco grandes áreas:

  • Nuevos modelos empresariales: el Internet de las cosas ayudará a las empresas a crear nuevos flujos de valor para los clientes, establecer procesos que aceleren el tiempo de comercialización, clasificar el funcionamiento del mercado y responder rápidamente a las necesidades de la clientela.
  • Información en tiempo real acerca de los sistemas esenciales de las misiones: con el Internet de las cosas, las entidades pueden recopilar más datos acerca de sus procesos y productos de forma más oportuna para crear nuevas fuentes de ingresos, mejorar la eficiencia operativa e incrementar la fidelidad de la clientela.
  • Diversificación de las fuentes de ingresos: el Internet de las cosas puede ayudar a las empresas a crear nuevos servicios y nuevas fuentes de ingresos aparte de los productos tradicionales; por ejemplo, los proveedores de máquinas expendedoras ofrecen la gestión del inventario a quienes suministran los productos de la máquina.
  • Visibilidad global: el Internet de las cosas facilitará la visión global del negocio que tienen las empresas, sea cual sea su ubicación, lo que incluye un seguimiento de la eficiencia y la eficacia desde un extremo a otro de la cadena de suministro.
  • Operaciones eficientes e inteligentes: el acceso a la información desde puntos finales autónomos —puesto que la red inteligente de hoy en día ya suministra a empresas de servicios— permitirá a las entidades tomar decisiones sobre la marcha acerca de la fijación de precios, la logística, las ventas, el despliegue de asistencia, etc.

Estas oportunidades, no obstante, implican un potencial mayor de que la nube albergue más información personal y datos empresariales, que circularán de un lado a otro, con el consiguiente riesgo nada insignificante para la seguridad. Aprovechar las oportunidades que presenta el Internet de las cosas requerirá no solo conexiones en red, sino una conexión en red segura. La seguridad es más que una consideración de primer orden: resulta fundamental para poder proporcionar aquello que se ofrece.

Perspectivas agradables, aunque no está exento de críticas

El gran debate público sobre el Internet de las cosas gira en torno al equilibrio de "seguridad frente a libertad" y "comodidad frente a confidencialidad de los datos". La inquietud se centra, principalmente, en los datos personales que se recopilan de forma automática y que pueden ser utilizados por terceros sin el consentimiento o el conocimiento de las personas con fines desconocidos y potencialmente perjudiciales. Los objetos inteligentes pueden acumular una cantidad enorme de datos. Como esto se produce normalmente de un modo discreto, en un segundo plano, nunca podemos estar seguros por completo de no estar siendo "observados" cuando se producen transacciones. Los casos individuales de observación pueden parecer inofensivos, pero si varios de estos casos se acumulan y se reenvían a otro lugar, en determinadas circunstancias, esto podría resultar en una violación grave de la intimidad.

Independientemente de todo lo relacionado con la protección de datos, también existe la cuestión de quién es el propietario de esa enorme cantidad de información. Esta información puede tener un considerable valor comercial o social, y no está claro quién tiene derecho a utilizarla, ni dentro de qué marco jurídico y ético.

Me siento observado

La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU) ha expresado su preocupación acerca de la capacidad que tiene el Internet de las cosas de menoscabar el control de la gente sobre sus propias vidas: "Sencillamente, no hay ninguna forma de predecir cómo se utilizarán estos inmensos poderes, que se acumulan de forma desproporcionada en manos de corporaciones que buscan obtener ventajas financieras y de gobiernos que ansían un control mayor todavía. Es muy probable que el Big Data y el Internet de las cosas nos dificulten controlar nuestras propias vidas, ya que cada vez somos más transparentes para las poderosas corporaciones e instituciones gubernamentales, que también se vuelven más opacas para nosotros".

Los investigadores han identificado los problemas en materia de privacidad con los que se enfrentan todos los interesados en el ámbito del Internet de las cosas, desde los fabricantes y desarrolladores de aplicaciones hasta los propios consumidores. Entre estos retos figuran:

  • Consentimiento del usuario: de algún modo, los usuarios deben poder dar su consentimiento informado para la recopilación de datos. Sin embargo, el tiempo y los conocimientos técnicos de los usuarios son limitados, y es posible que no comprendan las implicaciones para la confidencialidad de los datos.
  • Libertad de elección: tanto la protección de la privacidad como las normas en las que se basa deben promover la libertad de elección.
  • Anonimato: las plataformas del Internet de las cosas prestan muy poca atención al anonimato de los usuarios cuando se transmiten los datos. Las plataformas del futuro podrían, por ejemplo, utilizar las tecnologías de tal modo que no se pueda establecer un perfil demasiado detallado de los usuarios en función de los comportamientos de sus "cosas".

También se han planteado interrogantes acerca del rápido desarrollo del Internet de las cosas sin una consideración apropiada de los profundos retos en materia de seguridad que conlleva, ni de los cambios normativos que puedan ser necesarios.

Evitar las conexiones fraudulentas

Los dispositivos controlados por ordenador de los automóviles, como los frenos, el motor, las cerraduras, las aperturas del capó y del maletero, el claxon, la calefacción y el salpicadero, han demostrado ser vulnerables a los atacantes que tienen acceso a la red de a bordo. En algunos casos, los sistemas informáticos de los vehículos están conectados a Internet, lo que permite su manejo de forma remota. Ya en 2008, varios investigadores de seguridad revelaron que era posible controlar a distancia marcapasos sin tener autorización para ello. Más tarde, unos hackers hicieron lo propio para dejar al descubierto la vulnerabilidad de las bombas de insulina. Y sí, también se sabe que los frigoríficos pueden ser hackeados.

A pesar de estas preocupaciones, la interconectividad de las cosas ofrece grandes promesas. Las "cosas" más inteligentes y conectadas a Internet son sinónimo de más oportunidades para las empresas que se tomen en serio su ciberseguridad.

Copyright 1996-2017  XL Group Ltd All Rights Reserved

XL usa dos tipos de cookies

  1. para permitir el funcionamiento de esta página y para mantener las preferencias que usted establezca; y
  2. para que los datos analíticos contribuyan a que la página sea más relevante y fácil de usar.

Estas cookies no recogen ningún tipo de información personal. Por favor, para más información sobre el uso de cookies Haga clic aquí. Para cumplir las leyes de privacidad de la UE, debe aceptar nuestro uso de cookies.

Al utilizar esta página, usted acepta que podamos colocar estos tipos de cookies en su dispositivo. Si decide cambiar su configuración de cookies, este mensaje aparecerá de nuevo la próxima vez que visite la página web.