Fast Fast Forward

Retirada de productos: ¿qué deben saber las empresas de México?

Retirada de productos: ¿qué deben saber las empresas de México?

By

La mayoría de los automóviles tienen más 30.000 piezas. Si una de ellas esta defectuosa, ya  sea por un  problema del diseño, de la fabricación o de la instalación, entonces el fabricante puede verse obligado a lanzar una retirada de productos. Desafortunadamente, esto cada vez es más frecuente: en EE.UU. por ejemplo, más de 50 millones de coches y camiones fueron retirados del mercado en el 2014.

La industria de alimentos y bebidas  también se enfrenta a estos problemas. Gran parte de los alimentos que comemos crecen o son producidos en entornos potencialmente contaminados, sobre todo por Listeria, Salmonella, Cyclospora y E. coli. En EE.UU. 546 personas enfermaron entre mayo y agosto tras ingerir cilantro fresco procedente de la región de Puebla, México, contaminado por Cyclospora.

Y hay más ejemplos.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CCPEEU), unos pepinos cultivados en Baja California causaron 341 enfermedades y 2 muertes en EE.UU. por estar contaminados con Salmonella. Cada vez hay más casos de intoxicaciones alimentarias.  Por ejemplo, las enfermedades causadas por el Vibrio, una bacteria presente en el marisco, crecieron un 32% en 2014, según los CCPEEU, mientras que aquellas relacionadas con una cepa de E.coli crecieron un 16%.

Si es cierto que, desde hace unos años, los productos de consumo no alimenticios son cada vez más seguros, en parte como consecuencia de la aprobación de una ley importante de seguridad de los productos en EEUU (el Consumer Product Safety Improvement Act de 2008), algunos objetos peligrosos como juguetes, electrodomésticos o ropa siguen presentes en el mercado. La comisión de EE.UU. para la seguridad de los productos de consumo publica dos retiradas diarias de productos de consumo no alimenticios defectuosos o peligrosos.

Las retiradas de productos son cada vez más probables

El riesgo cada vez mayor de que ocurra una retirada de productos tiene que ver muchos factores pero especialmente con tres puntos claves.

En primer lugar, ha aumentado el número de normas reguladoras internacionales que ahora se aplican de forma más estricta. Además de la Ley Consumer Product Safety Improvement Act, EE.UU. adoptó la Ley Food Safety Modernization Act en 2011; otorgándole a la Agencia de alimentos y medicamentos

(FDA) nuevos poderes para regular el cultivo, la cosecha y el procesado de los alimentos. Aunque estas leyes se aplican específicamente a los EE.UU., las agencias regulatorias relevantes en México y Canadá firmaron un acuerdo en 2011 destinado a "promover una mayor cooperación y un mayor compromiso para garantizar la seguridad de los productos fabricados y vendidos en toda Norteamérica.”

En segundo lugar, las cadenas de suministro modernas son cada vez más largas y complejas. Conforme van generalizándose la subcontratación y la deslocalización, es más difícil para una empresa garantizar la conformidad de cada componente o ingrediente.

Por último, las pruebas y controles son cada vez más rigurosos y complejos. Esto es especialmente obvio cuando se trata de productos alimenticios. Por ejemplo, ahora las agencias sanitarias estatales y locales buscan presencia de diferentes agentes patógenos en los productos alimenticios a nivel minorista. Además, los CCPEEU tienen una base de datos de las firmas ADN de cada persona contaminada por diferentes patógenos, como Listeria, en los últimos 15 años. Si el patrón de ADN que la FDA encuentra en una instalación de procesamiento de alimentos coincide con la cepa de una víctima en la base de datos de los CCPEEU, la FDA puede vincular la enfermedad con la instalación e imponer una retirada de productos importante.

Los costes son elevados

Una retirada de productos puede convertirse en la peor pesadilla de una empresa. Cuando una empresa vende un producto defectuoso o contaminado que puede causar daños, enfermedades o la muerte, las consecuencias son muy relevantes.

Cuando se anuncia una retirada de productos, hay que asumir una serie de gastos significativos. La primera parte tiene que ver con la retirada efectiva del producto del mercado. Además de recuperar y destruir los productos que ya estaban a la venta, también hay que deshacerse de las existencias almacenadas. Los gastos de defensa y apoyos legales toman mucha relevancia, contratando abogados y especialistas de asuntos gubernamentales para comunicar con las agencias involucradas.

Las empresas con ingresos muy altos pueden llegar a superar gastos derivados de la retirada de un producto, por muy caros que sean. Pero para empresas más pequeñas, un caso así puede significar el cierre definitivo.

Gestionar y mitigar el riesgo

Es cierto que el número de retiradas de productos crece año tras año, así como también lo hacen los costes. Sin embargo, las empresas mexicanas también cuentan con soluciones eficaces para gestionar y mitigar sus riesgos. Varias aseguradoras importantes ofrecen pólizas independientes de retirada de productos que proporcionan límites importantes e incluyen servicios de gestión y mitigación de riesgos.

El seguro de retirada de productos ofrece un nivel de protección que no proporciona la cobertura de responsabilidad civil de fabricantes. Ésta, por esencial que sea, sólo cubre pérdidas financieras ocasionadas a terceros, a consecuencia de daños corporales o materiales provocados por un producto contaminado o defectuoso. Sin embargo, el seguro de retirada de productos cubre muchos de los costes financieros asociados con una retirada y puede ayudar a que la empresa soporte las duras consecuencias de estas retiradas. 

Otro elemento que tener en cuenta son los servicios proporcionados. Algunas aseguradoras de retiradas de productos ofrecen una variedad de servicios de crisis como la consultoría de gestión antes de los posibles incidentes para minimizar al máximo estas retiradas. Esto puede incluir una formación para evitar las contaminaciones accidentales o las manipulaciones malintencionadas así como las amenazas de extorsión y así como también el desarrollo de un plan de manejo de crisis eficaz.

Estas aseguradoras ofrecen un acceso inmediato a una empresa de gestión de crisis o de relaciones públicas. La gestión eficaz de las crisis y las relaciones públicas pueden ser clave para limitar el impacto de una retirada de productos, pero la respuesta tiene que ser inmediata. Cualquier empresa sujeta a una retirada de productos tiene que entender que esa noticia puede propagarse como la pólvora nada más de hacerse pública. Y aunque puede que los medios tradicionales esperen a tener un comentario de la empresa antes de publicar la noticia, no se puede decir lo mismo de las redes sociales. Teniendo en cuenta la influencia de las redes sociales hoy en día, es esencial que la empresa presente los hechos de forma clara y con empatía antes de que una versión probablemente errónea y seguramente poco halagadora se apodere de las redes sociales.

Copyright 1996-2017  XL Group Ltd All Rights Reserved

XL usa dos tipos de cookies

  1. para permitir el funcionamiento de esta página y para mantener las preferencias que usted establezca; y
  2. para que los datos analíticos contribuyan a que la página sea más relevante y fácil de usar.

Estas cookies no recogen ningún tipo de información personal. Por favor, para más información sobre el uso de cookies Haga clic aquí. Para cumplir las leyes de privacidad de la UE, debe aceptar nuestro uso de cookies.

Al utilizar esta página, usted acepta que podamos colocar estos tipos de cookies en su dispositivo. Si decide cambiar su configuración de cookies, este mensaje aparecerá de nuevo la próxima vez que visite la página web.