Fast Fast Forward

El derecho al olvido

En 2010, el abogado Mario Costeja González pidió a la Agencia de Protección de Datos española que solicitase al periódico La Vanguardia la retirada de dos pequeños anuncios de su sitio web y que Google eliminase los enlaces a los artículos de los resultados de las búsquedas efectuadas a partir de su nombre. Los anuncios, publicados en 1998, concernían a una subasta relacionada con el embargo de una vivienda al Sr. Costeja. Aunque este resolvió posteriormente sus problemas financieros, los artículos seguían apareciendo cada vez que alguien buscaba su nombre en Google.

En su resolución, la Agencia de Protección de Datos razonaba que el periódico no estaba obligado a borrar la información, puesto que los anuncios no eran ni imprecisos ni falsos. La resolución reconocía, además, la función de un diario independiente como promotor de la transparencia y la responsabilidad. Sin embargo, la Agencia concluía que los anuncios habían dejado de ser pertinentes y que ya no había razón alguna para que se siguiera relacionando al Sr. Costeja con unos asuntos resueltos tiempo atrás. Por ello, obligó a Google a eliminar los enlaces a los artículos del periódico de los resultados de las búsquedas efectuadas a partir del nombre de Costeja.

En 2014, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ratificó la decisión de la Agencia española. Su sentencia reconocía que los ciudadanos de los 28 países miembros bajo su jurisdicción tenían derecho a solicitar a Google la eliminación de enlaces conducentes a datos que fueran «inadecuados, no pertinentes o ya no pertinentes, o que fueran excesivos en relación con los fines para los que fueron tratados y el tiempo transcurrido».

El 14 de abril de 2016, la Comisión Europea (CE) aprobó una nueva legislación de protección de datos que incluía, entre otras disposiciones, el «derecho al olvido». En consecuencia, «el derecho al silencio sobre acontecimientos pasados de la vida que ya no se producen» ya está firmemente instaurado en la UE.


Todo lo que he hecho

La sentencia del Tribunal y la legislación de la CE han demostrado no estar exentas de controversia. De acuerdo con un crítico, «si un determinado sitio web está haciendo algo ilegal, debería ponérsele fin, y Google no debería incluir enlaces a dicho sitio. Pero que el Tribunal delegue en Google decisiones complicadas sobre casos concretos en relación con la publicación o la supresión de cualquier contenido es inapropiado».

Según otros observadores, el derecho a la intimidad tiene especial resonancia e importancia en Europa. Y mientras que registros que antes se almacenaban en papel o en película fotográfica se controlaban de forma central y era difícil para los ciudadanos de a pie localizarlos y acceder a ellos, la situación es completamente distinta hoy en día. «El almacenamiento en la nube ha hecho que la información sea más duradera y de más fácil acceso».

Estas opiniones divergentes —el derecho al olvido frente a la libertad de expresión, de información y de prensa— seguirán siendo objeto de discusión y de debate. Sin embargo, el derecho al olvido ya está consagrado en la legislación de la UE, y se han creado procedimientos para garantizarlo.

Tras la decisión del Tribunal de 2014, Google estableció un procedimiento para que las personas puedan solicitar la eliminación de enlaces concretos de las listas de resultados obtenidas tras búsquedas efectuadas a partir de su nombre. (Google controla más del 90 % del mercado de búsquedas de la UE. Las otras dos principales empresas, Bing y Yahoo, han establecido procedimientos similares).

El proceso implica enviar un formulario en el que se incluye el nombre de la persona física o jurídica, la dirección o las direcciones URL cuyos enlaces se quiere eliminar, y las razones por las que «el contenido de esta página es ilícito, impreciso u obsoleto». El formulario está disponible en 25 idiomas y se alberga en los sitios web de Google de cada país europeo (como Google.es y Google.de; y ahora también puede accederse a él directamente desde Google.com).

Por otro lado, Google anunció recientemente que desactivaría los enlaces de todos sus dominios cuando la búsqueda tenga lugar dentro de la UE. Esto significa que una persona física o jurídica que haya sido mencionada en un artículo que aparece, por ejemplo, en un periódico de Dubái, podría pedir a Google que eliminase los enlaces al artículo de las búsquedas que se hagan dentro de la UE a partir del nombre de dicha persona física o jurídica. Sin embargo, una URL cuyos enlaces hayan sido eliminados en la UE, podría seguir apareciendo si alguien hace una búsqueda desde fuera de la Unión.

Google evalúa cada solicitud individualmente. Hasta febrero de 2016, se habían recibido casi 400 000 solicitudes de eliminación de información, de las que el 42 % se ha resuelto favorablemente.


Proteger la reputación de las personas y las empresas

La reputación y la integridad personal son esenciales para quienes prestan servicios profesionales. No obstante, a veces pueden producirse errores, por lo que muchos profesionales contratan seguros de Responsabilidad Civil Profesional (RC Profesional). En España, XL Catlin asegura a arquitectos e ingenieros, abogados y contables, consultores informáticos y de empresas, entre muchos otros profesionales.

Cuando un profesional supuestamente ha cometido un error o incurrido en alguna omisión, ha suministrado asesoramiento erróneo o inadecuado, o ha perdido documentos o datos, los seguros de RC Profesional pueden cubrir el coste de defensa de las reclamaciones, así como cualesquiera daños y perjuicios que hayan de pagarse a un cliente para indemnizarle por el error. Las consecuencias negativas sobre la reputación o la marca, no obstante, no quedan cubiertas. Y en el actual contexto de saturación de los medios, donde se comparte todo tipo de información (y desinformación) a través de blogs y redes sociales, proteger la reputación y la integridad de una persona o de una empresa resulta cada vez más importante (y más difícil).

Por ejemplo, supongamos que una empresa de ingeniería se vio implicada hace más de 15 años en un litigio con el propietario de un edificio por retrasos en la construcción, y que el desacuerdo apareció en su día en un diario de negocios. Como consecuencia de lo anterior, las búsquedas hechas hoy en Google sobre la empresa de ingeniería darían como resultado enlaces al artículo del diario en cuestión. Por otro lado, alguien (por el motivo que fuera) ha publicado un enlace al artículo en un blog con gran audiencia. ¿Es algo justo?

Pero, ¿qué pasaría si la demanda contra la empresa de ingeniería hubiera sido posteriormente desestimada, pero el resultado nunca hubiera sido publicado?

Con la nueva normativa de la Unión Europea sobre el derecho al olvido, la empresa de ingeniería podría haber solicitado a Google y a otros motores de búsqueda que eliminasen los enlaces al diario de negocios y al comentario publicado en el blog, argumentando que ambos son «inadecuados» y que «ya no son pertinentes». Como ya hemos dicho, la solicitud se aplicaría a todos los dominios de Google cuando las búsquedas se efectuasen dentro de la UE.

Situaciones como esta son las que han llevado a XL Catlin a desarrollar una ampliación de sus pólizas de RC Profesional a fin de cubrir los costes (incluidos los honorarios legales) de solicitar la eliminación de enlaces de una lista de resultados. Aunque el proceso de evaluación de Google sigue evolucionando, según algunos observadores, resulta en cierta medida incoherente y no del todo transparente. Por consiguiente, la presentación de una solicitud de eliminación de enlaces de una lista de resultados debería hacerse con cuidado y con la ayuda de expertos, para aumentar las probabilidades de éxito.

En el caso de los profesionales cuyo medio de vida depende en parte de su reputación y de su integridad, es esencial que la información sobre su comportamiento sea precisa y pertinente. Algo que cada vez resulta más difícil, ya que la nube hace que haya cada vez más información disponible y durante más tiempo. La normativa de la UE sobre el derecho al olvido, sin embargo, puede ayudar a que las búsquedas en Internet realizadas dentro de la UE no devuelvan resultados cuya información no refleje de forma precisa el comportamiento comercial y la credibilidad de un profesional.

Ana Dores es Financial Lines Underwriting Manager de XL Catlin para Iberia. Trabaja en Madrid y es licenciada en Economía por la Universidade Nova de Lisboa. Además, tiene un máster en Bolsas y Mercados Financieros por el IEB de Madrid. Su dirección de correo electrónico es ana.dores@xlcatlin.com.

Copyright 1996-2017  XL Group Ltd All Rights Reserved

XL usa dos tipos de cookies

  1. para permitir el funcionamiento de esta página y para mantener las preferencias que usted establezca; y
  2. para que los datos analíticos contribuyan a que la página sea más relevante y fácil de usar.

Estas cookies no recogen ningún tipo de información personal. Por favor, para más información sobre el uso de cookies Haga clic aquí. Para cumplir las leyes de privacidad de la UE, debe aceptar nuestro uso de cookies.

Al utilizar esta página, usted acepta que podamos colocar estos tipos de cookies en su dispositivo. Si decide cambiar su configuración de cookies, este mensaje aparecerá de nuevo la próxima vez que visite la página web.